Your input is important to us. Please provide your valuable feedback. Here are some testimonials from our clients:

Alguien me ha preguntado sobre el sentido que tienen en los labios de
Jesucristo crucificado las palabras: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”
(En hebreo: “Elí, Elí lamáh ‘azavtáni”)
Publicado en el Blog Toma y lee el 1º Set 2013


Voy a dar una respuesta rápida, esperando poder algún día con cumplir con la intención de explicar detalladamente -- y en qué análisis exegético se funda -- lo que aquí adelantaré. Como a veces lo mejor es enemigo de lo bueno, doy ahora, por lo menos, un adelanto. No sea que por esperar a hacerlo mejor no lo haga nunca, y el consultante se quede sin respuesta.
Ante todo, como es sabido, esas palabras de Jesús son las primeras palabras del salmo 21 (según el canon de la versión griega de los Setenta) y 22 (según el canon hebreo) Por lo tanto, con esas palabras, Jesús comienza a recitar un salmo y para dárnoslo a entender, pronuncia con un supremo esfuerzo la frase inicial de salmo.

Es obvio que no pudo seguir recitándolo en voz alta por la asfixia que producía su situación en la cruz, suspendido de los brazos y debiéndose apoyar en el clavo de los pies para poder respirar algo.

Este salmo, si bien comienza con una queja, contiene, como se sabe, muchísimo más. Hay que tener presente todo el Salmo para asomarnos al mensaje completo que el Señor quiso dejarnos en herencia espiritual, porque es el comentario que quiso legarnos Él mismo acerca del sentido de su muerte en Cruz, y la revelación profética de la verdadera naturaleza de toda su obra sobre la tierra hasta ese momento. Pero también contiene en profecía el anuncio de sus efectos futuros hasta el fin de los tiempos.

Algunos de los que lo circundan no entienden -- o fingen burlonamente no entender -- que Jesús está comenzando a orar el salmo 21-22 y piensan o ironizan que: “Está llamando a Elías”. Esas personas no se asomaron jamás al misterio de la recitación del salmo completo que es, sin embargo, algo así como el libreto revelador de lo que Jesús está haciendo al morir en Cruz. Sabemos que Jesús vivió las Sagradas Escrituras como el libreto de la voluntad del Padre que Él venía a cumplir. "Escudriñad las Escrituras... ellas hablan de mí" (Juan 5,39).

El sentido de ese salmo 21 (22 del hebreo) en los labios de Jesús no hay que buscarlo en ese primer versículo, el único que Jesús agonizante puede pronunciar. Hay que ir a buscarlo en el versículo 23 y los restantes versículos hasta el fin, en el versículo 32. Esos son la parte más importante del resto del salmo que Jesús siguió pronunciando interiormente y de cara al Padre.

El versículo 23 dice: “Anunciaré tu Nombre a mis hermanos”. Es decir: Contaré, manifestaré, Hablaré de tu Nombre a mis hermanos”. Y los versículos finales, 31 y 32, dicen: “Me hará vivir para él; mi descendencia le servirá; hablarán del Señor a la generación futura, y anunciarán su justicia al pueblo que ha de nacer, lo que hizo el Señor”.

Se trata por lo tanto de una revelación. Jesús, al morir, está anunciando que al cumplir su obra, que incluye su muerte, pero también su acción futura de Resucitado, Efusor del Espíritu desde la derecha de su Padre, está revelando el nombre de Dios. ¿Qué nombre? "Mi Padre y vuestro Padre, mi Dios y vuestro Dios" (Juan 20, 17). Es lo que le dice a la Magdalena en el Huerto de la Resurrección, cumpliendo la revelación que le anticipara desde la Cruz a la que estaba junto a su Cruz en el Calvario.

El nombre que anuncia en la Cruz y promete anunciar por los Siglos, es el de Dios como Padre suyo, y correlativamente revelarse a sí mismo como Hijo de Dios su Padre.

En el versículo 23 leemos: “anunciaré tu nombre a mis hermanos” (hebreo: ‘asapráh shimkhá le’ejày). ¿De qué nombre divino se trata? Obviamente, lo hemos dicho, del nombre “Padre”. Efectivamente, Las últimas palabras de Jesús muriendo en Cruz, antes de inclinar su cabeza y entregar su Espíritu, bien consideradas, coinciden con los dos versículos finales del Salmo 21-22.

Más aún la última frase “Todo está cumplido” coincide llamativamente con las palabras del Salmo.
En el texto hebreo: “ki ‘asáh” = “lo que hizo” es decir “todo lo que hizo”. Así lo interpreta la traducción griega de los Setenta: “hoti epóiesên ho Kyrios” = "Lo que hizo el Señor".

Si nos preguntamos ahora ¿Quiénes son los hermanos a quienes anuncia, es decir, revela, comunica en el versículo 23 el nombre de Dios como Padre? La respuesta es clara en el versículo 32 es: “al pueblo que ha de nacer, que será engendrado”. A la Magdalena en el Huerto de la Resurrección para que corra a anunciarlo a sus demás hermanitos pequeños (Juan 20, 17).

Jesús muere en la Cruz dirigiéndose a Dios como a Padre suyo y afirmando que ha cumplido plena e íntegramente su voluntad. "Todo está cumplido. e inclinando su cabeza entregó su Espíritu" (Juan 19, 30) "Padre, en tus manos encomiendo mi Espíritu y dicho esto expiró” (Lucas 23, 46).

Jesucristo cumple pues lo que de él anunciaba este salmo. De ese modo se revela a sí mismo como el hijo obediente que cumplió todo la voluntad de Dios, en calidad de Hijo, y simultáneamente revela que Dios es su Padre y muestra la verdad del vínculo que los une en esa relación. Cumple así con lo que estaba escrito de Él en las Sagradas Escrituras, y de este modo nos enseña cómo y qué nos dicen de Él las Sagradas Escrituras.

El salmo consta pues de dos partes: una de lamentación que termina en el versículo 22 y otra de alabanza y profecías. Estas profecías culminan con las profecías de los versículos 30 al 32, donde se anuncia el advenimiento una "generación futura" y de un "nuevo pueblo que ha de nacer". Es la descendencia de los hijos de Dios. O sea la Iglesia como descendencia de Dios sobre la tierra.

La Iglesia que comenzó con dimensiones de familia, la cual, al ir creciendo se convierte en un pueblo, ciudad y nación de hijos de Dios, engendrados por obra del Espíritu Santo que el Hijo entrega, al morir en la Cruz, derramándolo en la historia para engendrar hijos de Dios a través de los siglos.

Esta es “la obra de Dios” que el Salmo 21-22 alude con sus palabras conclusivas. La obra que lleva a cabo el Hijo dando su vida en la Cruz. Pero también el Resucitado, comenzando con la Magdalena y hasta el fin de los tiempos.

La muerte de Cristo en Cruz tiene por lo tanto un sentido expiatorio y sacrificial, pero también tiene un sentido igualmente importante que es el revelatorio de una nueva vinculación del hombre con Dios, una vinculación filial paterna, y de una nueva vinculación fraterna con el Hijo y los hermanos creyentes.

Revela una nueva acción divina paterna: “generador, engendrador de hijos, de una nueva generación humana sobre la tierra, de una nueva raza de hombres filiales que vivirán como hijos de cara a Dios como a su Padre. Es allí, en la Cruz, anunciado por el final del Salmo 21-22 donde la obediencia del Hijo al Padre, los revela a ambos, a Jesús como el Hijo obediente y a Dios como su Padre vivificador, ante los hombres que creen y por eso son engendrados como hijos.

El último grito, el grito con el que Jesús expira revela así el sentido del primer grito con que llamaba a Dios: “Elí, Elí”. Pero el primer grito no contiene la revelación sino el lamento.

En el grito con que el Verbo expira, por el contrario, no sólo se revela sino que se entrega también el Espíritu y su obra: engendrar hombres que viven como hijos y están ante Dios como ante el Padre de Cristo y su Padre.

Este último grito concuerda con las últimas palabras del Salmo “todo lo que hizo el Señor”. Si sobreponemos estas palabras a las últimas que pronuncia el Crucificado, coinciden admirablemente.

Las últimas palabras con las que termina el Salmo son: “todo lo que hizo el Señor”. Jesús se las apropia para revelar que ha cumplido totalmente la misión del Padre: "todo está cumplido".

Con esas palabras, pues, termina también el Señor de recitar el Salmo aplicándoselo a su propia obra obediente: así en la tierra como desde el cielo. Jeucristo revela que ha realizado la obra terrena que le encomendó el Padre. Y anuncia la obra que se seguirá realizando por los siglos. La obra será la del Espíritu y consistirá en la generación, en engendramiento, de los hijos de Dios en la historia. Esta es la obra de Dios que será anunciada a “su descendencia”: a la familia de los hijos de Dios en los siglos venideros, hermanitos pequeños del Primogénito entre muchos hermanos. Lo que el salmista, usando el futuro profético, anuncia con un verbo en pasado, dándolo por hecho: "Lo que Dios hizo". La generación eterna.
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Catalina
Le escribo del país de Venezuela en la ciudad de Valencia estado Carabobo, y mi nombre es Lourdes.

Padre Horacio yo siempre veo su programa en EWTN. el Demonio de la Acedia. La verdad que su programa del Demonio de la Acedia a muchos se les ha quedado grabado en la psiquis.

Y ayer estaba escuchando sus audios de charlas y conferencias en su sitio web:

http://es.catholic.net/escritoresactuales/403/2083/articulo.php?id=22811

Voy por el capitulo 1, 1.5 Muy interesantes..

En Venezuela han venido a dar prédicas, charlas y conferencias de EWTNel Padre Pedro Nuñez del programa "Conozca primero su fe católica", y el ex pastor protestante Fernado Casanova. Cuando venga padre a mi país Venezuela, avisa por EWTN para estar pendiente.

Gracias Padre Horacio Bojorge por su oraciones. De verdad sí me gustaría que rezara por mi tía, ella se llama Clemencia,y con esa mala noticia de su cáncer...

Que Dios lo bendiga..Padre Horacio B.
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: lourdes
s, venezuela
Gracias Padre, ahora comprendí, que fui y sigo siendo atacada por este demonio desde la niñez, ruegue por mi, y la liberación, para que aún en mis 65 años, pueda servir a Dios como quise desde mi niñez. Perdí la confianza en los sacerdotes y en los líderes cuando a los doce años, un sacerdote pedófilo, me manoseó. No lo denuncié, ni publiqué al mundo lo que hizo, pero me destruyó. Y caí en el pecado, y comencé a ser asediada por la acedía. Gracias, puede que finalmente sea libre de la glotonería y la depresión.
Soy Argentina, viví en USA por muchos años, hablo Inglés, y lo escribo. Soy profesional de la salud registrada en USA y Argentina. Quise ser monja desde mi niñez, pero no me creía digna, y ahora quisiera vivir la vida consagrada, y el celibato. Lo viví por diez años, aunque caí, brevemente, hace más de un año. Desde el 2000, volví a la Iglesia luego de años como pentecostal, y gnóstica Luego.....gracias a la Santísima Virgen y al Beato Papa Juan Pablo y su llamado de vuelve a casa, volví, y me aferro a la Santa Madre Iglesia, doy gracias por el Santo Padre Francisco.
Gracias por decir si, a enseñar, la acedía.
Es señal de que Jesús viene pronto..... Clara
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Clara
Testimonio sobre documtos sobre camino esponsal

Querido Padre,
La verdad que esos archivos que me mandó sobre la esponsalidad de la mujer con Cristo es lo que mi alma ansiaba ¡ gracias!!.Lo he comentado con mujeres de Comunión diaria que se sintieron como yo, encantadas de esto y ya les di el archivo con los textos de la venerable mexicana Concepción Cabrera de Armida "Amores compartidos" para que lo fueran masticando.
Están en ese amor primero que nos lleva al Señor cada día. Si Dios quiere, seremos algunas , por GRACIA, las que despertaremos en otras mujeres ese AMOR esponsal de la Mujer-Iglesia-Esposa del Cordero-
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Marga
Miedo al Matrimonio? Debieramos sentir mucho mas miedo a la Union Libre.

Testimonio: Mi experiencia con la union libre.

En mi testimonio no les extrane o impaciente ver constantemente la palabra Miedo.
Bueno para comenzar quiero hacer un llamado a padres de familia que traten de dar un buen ejemplo Cristiano a sus hijos varones o mujeres, nunca quejarse de haberse casado o dar la impression de que el matrimonio es una mala decision, como si la Buena vida termina con el matrimonio y los hijos, volviendose una carga muy pesada y decepcionante. Eso se queda en las mentes de los ninos y aunado a ello el mundo termina por confirmarles esa idea y venderles la idea del egoismo y cuantos peligros mas.
Yo naci y fui criada dentro de un matrimonio catolico, por desgracia era solo de nombre, por tradicion y no eramos muy apegados a la iglesia, solo cumplimos con tener sacramentos a duras penas, pero jamas una formacion religiosa, unicamente "no hagas esto porque es pecado" o "haz esto otro porque parece ser que lo manda la iglesia", por cumplir y la mayor de las veces ni eso.
Bueno creci con miedo al matrimonio,al compromiso y las responsabilidades y a la vez miedo a no llegar a casarme debido ese mismo miedo al matrimonio. Tenia miedo a relacionarme con los demas, pero queria conocer a alguien especial como vemos o leemos en las novelas, nunca invite a Dios a ser mi guia, para mi Dios era distante, y talvez ni siquiera existia, a menos que estuviera yo en una necesidad entonces rezaba y repetia las pocas oraciones que aprendi en la Doctrina.
Me fui envolviendo en el mundo buscando encontrar sentido a la vida en todo lo material, me mude a vivir a Estados Unidos, admiraba todo lo que el pais ofrece, dinero, oportunidades, libertad, y si antes estaba perdida en el mundo sin saber a donde dirigirme, bueno, aqui crei haber encontrado mi lugar y felicidad, cuando en realidad iba cayendo mas y mas en la oscuridad.
Conoci finalmente a la persona especial, un buen hombre al que dentro de mi ignorancia y desesperacion lo eleve al nivel de perfeccion, el no pertenece a ninguna religion aunque decia creer en Dios, en lo que dice la biblia, a mi no me parecio un problema grave porque dentro de mis ideas modernistas que tome durante mi tiempo de estudios universitarios, forme una de que lo que importa es la persona y no la religion. La etapa de noviazgo que fue muy corta me parecio idilica, yo era muy feliz, pero siempre muy egoista, esperaba que el iba a hacer muchas cosas por mi, creo que casi queria que me adorara, que su vida tuviera un solo sentido YO. Empezamos a tener relaciones sexuales sin haber siquiera un compromiso serio entre los dos, esto me dano mucho, aunque queria dar la impression de ser una mujer independiente, segura y decidida, la realidad era que el miedo y la inseguridad seguian en mi y comenzaron a regresar fuerte, causando mucha desestabilidad, aun asi un dia que el me propuso matrimonio acepte, pero sin meditarlo, sin preguntar a Dios o a mi familia su opinion. El miedo y la inseguridad no desaparecieron al comprometernos, y mis temores y recuerdos de la infancia repentinamente me hablaban todo el dia. Mi prometido tuvo que mudarse a una gran distancia por cuestiones de trabajo y no nos veiamos mucho, otra vez senti miedo, la gente me auguraba que terminariamos nuestro compromiso porque la distancia era mucha, se nos ocurrio que vivieramos juntos para poder estar cerca todo el tiempo, ninguno de los dos menciono el compromiso del matrimonio que ya teniamos, creo que en el fondo el empezaba a dudar si se apresuro en su proposicion y el miedo seguia creciendo en mi, miedo a Todo, lo que se te ocurra...me causaba miedo. Con todo ese miedo empezamos a vivir juntos, empezamos a conocernos como somos realmente, me volvi celosa, irritable, posesiva, y despegada a la vez, caprichosa, en fin un mundo de inmadurez. El tiempo paso y cada vez que mencionabamos que debiamos planear nuestra boda,(el estaba de acuerdo con una boda en mi Iglesia) pero peleabamos cada vez, el ponia pretextos para no hacerlo y si no, yo buscaba pretextos tambien para culparlo de todo y en el fondo pensaba que no queria casarme, de esa forma en cualquier momento podia regresar con mi familia y empezar de Nuevo, talvez encontrar otra pareja, ni siquiera me ponia a pensar en la posiblidad de tener hijos, pensaba que era agregar mas pecado a mi situacion, pero era que no queria tal responsabilidad, no me sentia capaz de formar una familia, miedo a no saber criar a mis hijos y miedo a perder comodidad. Mencione que pensaba que tener un hijo sin estar casados iba a aumentar el pecado en nuestras vidas, empezaba a darme cuenta de mi error, muchas situaciones de enfermedades y situaciones tristes se fueron dando en mi familia. Situaciones que hicieron a mis padres "sufrir" una conversion spiritual y volver al camino de Dios, incluso mi padre que yo nunca hubiera sonado que se volviera un hombre entregado a Dios y a la iglesia, lo ha hecho, Dios es misericordioso. Los anios se vinieron encima y yo empiezo a sentir un cambio en mi, quiero acercarme a Dios a Jesucristo, me interesa todo lo que viene de El, no solo voy a la iglesia, rezo el Rosario, leo literatura catolica... quiero hacerlo, siento una necesidad de Dios, ahora empiezo a encontrarlo a sentirlo y con gran tristeza veo el desastre que he hecho de mi vida, que creia sentirme independiente y feliz y era una mentira, pudo haber sido tan diferente si hubiera estado fundada en la roca, si hubiera buscado primero el reino de Dios, quiero cambiar para bien, para Gloria de Dios, me arrepiento y pido perdon a Dios, me siento muy bendecida y agradecida por este cambio que el esta haciendo pero que me tiene en una etapa de mas confusion. Rezo, Leo, Voy a Misa a pesar que mi "prometido" nunca va conmigo, dice que siente que algun dia va a volverse a Dios pero que todavia no, vaya discernimiento pienso yo, pero el mio no es mucho mejor que eso. Todavia estamos juntos despues de poco mas de 10 anios me apena decirlo, y es todavia mas dificil decidir que hacer, son muchos anios juntos pero sin el compromiso de entrega, me doleria terminar ahora, y me duele vivir como vivimos, no se si deberia seguir, le pregunto a Dios, aveces siento que debo terminar y volver a mi pais con mi familia que deje por tanto tiempo, y otras veces siento que estoy huyendo en vez de enfrentar y tomar responsabilidad por mis actos, estaria demostrando mas inmadurez. En cuanto a el, no es mucho mas maduro que yo, es igual, y como no es catolico siento que no le preocupa en gran medida nuestra situacion, me ha dicho que lamenta que no hayamos hecho las cosas bien como planeabamos en un principio, y que debemos seguir adelante y casarnos, pero me da temor que solo diga lo que yo quiero escuchar sin sentirlo verdaderamente en su Corazon. Yo lo amo, pero ahora estoy empezando a aprender a amarlo como Dios quiere que amemos, sin intereses personales de por medio, me interesa saber por que es como es, su pasado, trato de entender como ha sido influido por este y el por que de sus actitudes egoistas, soberbias, codiciosas, porque ahora estoy entendiendo o descubriendo que yo misma he sido esclava de estos males (situaciones que debi haber meditado durante el noviazgo). Sin embargo no veo en el un interes por crecer de esta forma, no veo que se interese por entender el matrimonio, la vida desde la perspectiva Cristiana, dice que quiere pero... y eso despierta el miedo en mi.

Como ven mi experiencia con la Union Libre ha estado llena de decepciones, no hay dicha ni nada "cool" en la union libre, solo te llena de mas miedos, inseguridades, confusion y te deja a merced del demonio que es el que nos habla constantemente para perdernos mas y mas en el pecado, por tener miedo a la Gracia de Dios, por no confiarnos y poner nuestras vidas en manos del Todopoderoso.
Se me ocurre esta frase: Miedo y Desesperacion, segura Destruccion.

Busquemos primero el Reino de Dios, le ruego a Nuestro Senor Jesucristo y pido Maria Santisima su intercesion por todos los jovenes que estan en el noviazgo y por toda persona en situacion parecida a la mia que haga nuestros corazones dociles a la conversion y el llamado de Dios, que siempre esta dispuesto a recibirnos en su Sagrado Corazon.

Padre Bojorge aprecio sus sabios consejos, agradezco a Dios por darnos sacerdotes como usted tan dedicados a su apostolado, por favor incluyame en sus oraciones. Gracias.
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Rocio
EEUU
Miedo al Matrimonio? Debieramos sentir mucho mas miedo a la Union Libre.
Querido Padre: le quiero hacer un comentario sobre "algo" que creo nunca había experimentado.

Las amigas y conocidas se van sumando para hacer el camino de esponsales con Cristo.

He dado fotocopias de los primeros y del segundo se los he mandado por mail, así seguiremos,

Pero el que está malo es el MALIGNO, ayer, 7 de Octubre, día del Rosario experimenté su presencia tan fuerte que me dio asco. Yo le decía que SOLO ERA DEL SEÑOR pero él insistía. FUE HORRIBLE, me aferré aL ROSARIO y aún en medio de trabajos notariales me indicaba que dejara de fomentar la unión esponsal con EL HIJO DE LA MADRE.-

Le digo que estaba furioso.

Yo le decía con insistencia que no quería nada con él, a la nochecita me volví a consagrar a EL y a SU MADRE y a decirle que me defendiera más fuerte pues...hay tantas que me llaman para rezar ante el Santísimo el material maravilloso que Ud me dio .

Quiero que Ud me encomiende para que no pueda más experimentar esa presencia. SOLO LO QUIERO A JESÚS
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Maite
Hola Padre Bojorge!
Agradecida por el "destape" en sus nuevas y viejas versiones sobre la acedia. Sus libros están siendo un "alerta" en el camino de muchos cristianos, en esta época de confusión y de teologías extrañas que han entrado en el seno de la Iglesia. No es que queramos ver "demonios" en todas partes, pero creo que por estar tan endemoniada la realidad del cristiano de hoy, no podemos ver la acedia en nuestras vidas, en la Iglesia y en la sociedad. El diablo anda como rugiente león buscando a quien devorar, y no lo creemos. Pidamos al Señor que abra nuestro corazón y nuestros ojos para que lo podamos ver y gozarnos de su resurrección. Dios lo bendiga.
Marìa Auristela,
Gracias Auristela por su comentario a la segunda edición de Teologías Deicidas.
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Maria Auristela
DESCUBRÍ QUE MI ESPOSO MIRABA PORNOGRAFÍA

Padre:
Disculpe que le moleste. Estoy de nuevo muy mal, casi al borde de la desesperación, no sé si se acuerde de mí, le conté que voy a la iglesia con mi esposo y comulgamos, rezamos casi siempre juntos y hoy, después de que se quedó solo en casa, encontré en el historial de internet que estuvo viendo como 20 videos pornográficos. Estoy que quisiera hasta separarme de él no puedo soportar esto a estas alturas, ¡que creí que mi esposo era un buen cristiano!

Le dije por teléfono hace rato, por que trabaja hoy de noche, y lo negó. Le dije que mañana me explique y diga la verdad porque no podré confiar más en él si los videos dicen la fecha de hoy y no hay nadie aquí en mi casa.

El tiene su página en facebook y sus mensajes son de Dios y aparenta ser buen esposo. Pero esos videos que miraba son muyyyy feísimos y no pensé que hiciera eso. Creo que le conté que en el pasado tuvo relaciones con su primera novia, creo que una vez y ya de más adulto, antes de casarnos como un año o tres antes, estuvo con dos prostitutas que andaban casa por casa, una de ellas fue dos veces a verlo, me lo contó antes de casarnos.

Fue su pasado y dice que lo confesó, porque era ministro de la eucaristía y cayó. El domingo fuimos con un sacerdote padre exorcista amigo nuestro y nos hizo una oración especial por mis dos abortos que perdí y porque estoy de nuevo embarazada. En fin, va a misa donde están esos sacerdotes, sólo es que a veces no quiere rezar cuando ya vio mucha tele y le agarra el sueño, lo invito pero dice que mejor se duerme.

Me viene la idea que, si vio esos videos, es capaz de haber hecho otras cosas. Y me digo “¡pero si no se notaba que fuera capaz de eso!”. Por otro lado me viene el pensamiento que fue una debilidad del momento. Y es como si esos dos pensamientos contrarios se pelearan en mí. Parecería que uno me lo trae el Malo y el otro mi Ángel o el Espíritu Santo.

Me puse a escribirle porque siento que estoy muy espantada, necesito contarle a alguien lo que me pasa y temo que no podré ni dormir. Mañana hablaremos con mi esposo. Le digo en una carta que le escribí que eso es horrible y que no me mienta que me diga la verdad porque más que solo por debilidad lo vio, o si lo ve de vez en cuando. Es peor la mentira porque ya no podré confiar en él cuando algo es evidente.

Siento tanta tristeza y coraje que dentro de mí me vienen pensamientos que me incendian de coraje y me aconsejan separarme de él. Me hacen sentir traicionada, hasta sucia y ensuciada.

¿Qué hago padre? Creo que Usted ya me está respondiendo sin haber leído esto, que conviene darle confianza ayudarlo, darle amor de caridad, y comprensión, y que, si me miente, eso que se arregle él con Dios; yo mientras rezare por él, y que si va hacer cosas así que por lo menos yo no lo vea, ya me siento en paz con estos pensamientos. Por lo que pienso que estos son los de Dios que me dan paz. Y los otros deben ser demonio porque empujan a la separación.

Porque al principio los pensamientos que me venían eran ¡Que ese hombre es de lo peor! ¡Que me ha estado engañando desde quién sabe cuándo aparentando una cosa! ¡Y que yo lo estoy reteniendo a mi lado y que mejor le dé su libertad! ¡Que no es digno sufrir esas cosas y vivir con un hombre que tiene la mente requetesucia! ¡Que va a tratarme como a esas mujeres que mira ahí! Y todos esos pensamientos me inquietan.

Sé que Usted no puede escribir largo, recomiéndeme qué debo ver y leer, he estado leyendo su Blog del Buen Amor. Los videos sobre “El demonio de la acedia” aún no terminé de verlos.
Pero ahora me siento muy confundida y herida. Estoy embarazada de altísimo riesgo dijo el doctor ayer, pero siento que no es justo todo esto, y como dijo que no debíamos estar juntos, si se pone a ver estas cosas...

Cosa curiosa es lo que hace el demonio. Estoy yendo a misa a diario comulgo, hago una oración para la salvación de cuatro generaciones de mi familia y hoy se me ocurre mirar el historial cosa que nunca hago sólo porque vi que la laptop brillaba un puntito casi desapercibido como si alguien me dijera ve el historial...

Gracias padre más o menos tengo la idea de qué hacer pero si me da una ayudadita se lo agradecería inmensamente.

Mi respuesta
Creo que mientras me escribías el Espíritu Santo por medio de tu Ángel te sugirió lo que debías hacer: "darle confianza ayudarlo, darle amor de caridad, y comprensión, y que si me miente eso que se arregle él con Dios yo mientras rezare por él, y que si va hacer cosas así q por lo menos yo no lo vea, ya me siento en paz",

Y luego te volvió a inquietar el Otro con los mismos alborotos y enjambre de avispas atormentadoras de pensamientos malvados. Has visto muy bien cómo unos pensamientos te empujaban a la ira y a cortar el vínculo de amor, mientras que otros pensamientos te aconsejaban lo contrario.

Es verdad que yo no puedo extenderme escribiendo. Puedes leer en Catholic.net mi libro ¿Qué le pasó a nuestro amor? sobre todo los capítulos 4 al 8 para entender la pena del pecado original para el varón... En este enlace: http://www.es.catholic.net/familiayvida/157/3221/

Recuerda que tú también eres pecadora y necesitaste misericordia. Perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Eres responsable de ese varón herido, y te conviene ayudar a Cristo a salvarlo, porque lo necesitas santo para tu propia salvación.
Bendiciones

Querido Padre:
Cerca de mi casa hay un cyber, la computadora de mi esposo la rapté hoy y la llevé a bloquear en las páginas esas.

Le mandé esa noche que descubrí eso un mensaje que le decía que yo había sufrido muchísimo la lujuria de mi padre, porque siempre fue infiel a mamá y se separaron y que recordara que queremos que, si es voluntad de Dios, nuestro hijo fuera sacerdote y que yo estaba tratando de ser mejor cristiana para que pensara qué está haciendo por su hijo

En mi casa saqué más a la vista una imagen de 1 metro cuadrado del rostro de la sábana santa que parece que te mira y tiene colgado el lazo de matrimonio y una palma del sábado santo, puse en la puerta del refrigerador una imagen del Jesús de la misericordia de un metro cuadrado y bajé al refrigerador la imagen de san miguel que mide como medio metro, le metí dentro de la computadora algunas frases de los daños de la pornografía (sin comentarios míos) de la página de Catholic.net y le escribí en el refrigerador “mi casa es casa de Dios”.

Ayer lo vi en la mañana. Estuve un poco fría en la conversación, traté de hablar de otras cosas como si nada, anduvimos haciendo trámites, sin palabras de cariño como siempre lo hago. No le dejé ninguna carta, como había pensado hacer en un primer momento de indignación, me arrepentí de decirle algo que vaya a sonar como reclamo o reproche y empeore las cosas.
Ya leí su libro ¿Qué le pasó a nuestro amor” y sé que tengo que tenerle misericordia pues es su cadena perpetua de nacimiento, hasta él ya lo leyó, pues lo tenemos en casa pero haría falta una repasada

Le había pedido que, debido a mi actual embarazo de riesgo, él lavaría su ropa y mi mamá la mía porque el doctor me incapacitó para hacer trabajo doméstico.

En la tarde, cuando volvimos a vernos después de nuestros trabajos, ya me había hecho un licuado de fresas con plátano, ya estaba colgando su ropa que lavó, estaba como apenado y temiendo creo que empiecen las preguntas que quería sin mentira.

Yo no le volví a tocar el tema. Es lógico que él fuera quien estaba viendo esa pornografía, aunque lo negó la primera vez. Pero no le dije nada lo abracé y le di un beso, le serví la comida. Veíamos la tele, él estaba como con una actitud de no mirarme hasta que yo lo veía o hablaba, me daba como pena, lo sentí frágil y débil, avergonzado.

Le di el beso de despedida y en la noche, después de ir a misa le envié un mensaje donde le decía que lo quería mucho.

Me contestó en un mensaje ayer en la noche que él también me ama y que no quería perderme por sus pecados

Le contesté que quería ayudarlo pero no sé cómo, que fuera a hablar con el sacerdote que nos conoce y que le pidiera ayuda urgente. Y le conté que estuve al borde de la depresión del impacto que muchos años atrás me llevo al psiquiatra y que eso era algo terrible para Dios y para mí.

En la madrugada, entre sueños, pensaba cómo ayudarlo me vino la inspiración de llevar la computadora con un ingeniero en computación para que bloquee cualquier tipo de pornografía, para que cuando esté solo en las mañanas, si le gana la tentación, no pueda ver nada.

Al rato que lo vea le diré que me la lleve a arreglar por el bien de los dos y creo que me va a entender.

El lunes me dan la computadora. Voy a ver si funciona el Skype, porque lo tiene instalado, para no ir al cyber y hablarle a Usted desde casa más tranquilamente después.

Gracias padre. Y también por decirme que no es problema él. Eso me da tranquilidad; y por decirme que yo puedo hacer algo, porque quiero hacerlo si está en mis manos la solución.

Querida Hija:
Con este comportamiento tan sabio que te ha inspirado el Espíritu Santo, la gracia ha movido a tu esposo a la vergüenza, al arrepentimiento y al deseo de corregirse. Eso es una victoria de Dios en su alma. Sé dócil a ese camino en el trato con tu esposo y Cristo lo salvará gracias a tu ministerio de esposa que se sabe también pecadora y necesitada de perdón por sus crímenes.
La indignación del primer momento, dictada por el Enemigo, sólo hubiera arruinado el buen vínculo de esposos y cortado los puentes. Ahí se ve quién era el que en esos momentos tan mal te aconsejaba. Habiendo triunfado en ti el Santo Espíritu de bondad, misericordia, humildad y perdón, ya ves los frutos que el Señor recogió en el alma de tu esposo y en la tuya.

Dame permiso, te ruego, para subir al Blog tu testimonio, manteniendo el anonimato y hasta el país desde donde me escribes.

Querido Padre:
¡Claro que sí, Padre! Si le sirve a alguien buenísimo y agradezco enormemente a Dios sus consejos

Ante esta situación sentía como si él tuviera un león por dentro. Como que alguien controlaba su ser, como si fuera poseso de un mal espíritu a quien yo temía también que pudiera morderme, ante un mal o buen trato que le diera a mi esposo. No sabía qué hacer. Yo estaba confundiendo la situación con una infidelidad. Y el Malo me sugería que yo tenía derecho a separarme de mi esposo porque había caído tan bajo. Aunque yo también había caído en algo parecido muchísimo tiempo atrás, el Malo me suprimía la memoria de mi propio pasado y me inyectaba una acusación inmisericorde hacia mi esposo y mi mente se quedaba muda.

Me di cuenta que el amor sin condiciones, el perdón de corazón, la misericordia, la confianza, que no toma en cuenta el mal, cura y sana el corazón de los dos, porque ¡extrañamente! me sentía muy feliz de que estuviéramos tan en paz, como si ese pecado nos hubiera unido más, como que salió un fruto dulce de esa raíz amarga, de todo eso.

Devolverle amor redoblado, reconocí que es más poderosa la dulzura del amor, que la supuesta justicia que yo por un momento pretendí hacer con su pecado. Como movida por el Espíritu Santo, en cambio, constantemente lo abrazo, acaricio su cabeza y le digo que lo quiero mucho. Nadie se enferma de amor,

Es lindo saber que reposas y descansas a la sombra de un buen amor, le doy el amor y atención que yo quisiera que él me dé. Lo trato como quisiera que me trate ¡y sí que me corresponde! Ahora me habla como si nada, el trato de antes volvió entre nosotros y ahora aún es mejor, como los niños arrepentidos regresan a los brazos de su madre sabiéndose amados

El día que me lleve la computadora a bloquear y se lo dije, me dijo que le sacara la información que tenía en la computadora por que iba a necesitar y eso fue todo.

Voy a misa diario aunque tengo un embarazo de altísimo riesgo según dice el Doctor. Y rezo por mi primer hijo – después de dos abortos – y por mi esposo, la oración de santa Brígida de 12 años.
No soy nadie especial, ni hago nada especial, pero sé que a pesar de no ser nadie, dios esta ayudándome, salvando mi matrimonio como haría con el de cualquiera que buscara su ayuda, a través suyo padre, por eso creo que hay matrimonios que no duran y se separan a los primeros problemas porque no le hemos dado su lugar al amor sino por haber escuchado la voz del Malo.
________________________________________________________________________________________________________________________
Querida Hija:
Nada tengo que agregar, sino sólo agradecer a tu Ángel Bueno y al Espíritu Santo que te han enseñado interiormente todo lo que yo podía haberte aconsejado, pero sin que mis consejos lograran cambiar tu corazón para que pudieras poner en práctica esos consejos.
Pongo asombrado la mano sobre mi boca, admirando la obra de Aquél Espíritu Santo que, según nos anunció Jesús, “nos enseñará todas las cosas” y ha sido el maestro de tu alma de esposa y madre.
Te agradezco tu permiso para publicar tu testimonio, porque quizás leyéndolo, otras mujeres se dejen enseñar por el Espíritu Santo y se hagan ministro de salvación para el varón herido de lujuria por el pecado original.
Bendiciones
P. Horacio
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Juanita
Querido Padre:

Quería comentarle cómo va nuestro grupo cultivando el camino de la espiritualidad esponsal y los esponsorios con Cristo.

Las señoras conocidas de comunión diaria y yo, que estamos siguiendo con todo entusiasmo el material que nos mandó, estamos haciendo los ejercicios y retiros con esas meditaciones. Las comentamos después de Misa.

Los maridos por ahora no comentan nada sólo nos escuchan y después cada una para su casa... a seguir con el marido (más bien, ahora, con los dos).-

A veces comentamos que deseamos volver a meditar algunas páginas pues nos

dejan "sofocadas" de TAN HERMOSO!!!!!.Por otro lado "el Otro" que se mostró tan furioso conmigo cuando empecé con

el grupo, no me dice nada más. Pero cuando se quiere asomar, lo mantengo a raya con el arma que Ud. me dio:"A TI NADA. SÓLO JESUS Y MARIA".

Porque a veces me tienta con aquello que Ud. ya conoce: la “mudez” de mi marido que es de tan pocas palabras, ni me comenta nada, y que tanto me ha hecho y me sigue haciendo sufrir. Ahora el Señor parece querer consolarme y remediarme.- Pero "la GRACIA ME BASTA" y cuento con sus oraciones.
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Margarette
P. Horacio, es justo que os de las gracias ( me he aficionado al acento español ) oh que le de las gracias, por lo siguiente
Fíjese, que leyendo su libro de las Bienaventuranzas, (apenas voy en la cuarta bienaventuranza, ) bienaventurados sean los que tienen hambre y sed de justicia. Me vino a la mente, o mas bien la idea comprensiva, de que el Magisterio de la Iglesia, es la que colma a manos llenas esta bienaventuranza, esta necesidad, la que alimenta a todos aquellos, que de una manera u otra desde nuestra infancia buscamos el conocimiento verdadero, y ahora caigo en cuenta que ese conocimiento no es otro que el conocimiento de Dios mismo, que se da a conocer a quienes se arriman a la Iglesia, a sus profetas, a sus santos, y son ellos quienes nos digieren ese alimento Espiritual, que de otra forma estaría vedado para muchos de nosotros, ya por las prisas de la vida, ya por mil cosas mas

Por eso es justo que le de infinitas gracias y a nombre de todos aquellos a quienes les he cedido sus documentos, que nos enseñan, que nos dan a conocer a Dios, tal cual es sin grandes rodeos...De una forma que si fuera una imagen gráfica la veríamos diafanamente. A Usted y a todos nuestros demás hermanos en la Fe, a quienes Dios les a concedido una inteligencia y un Don, para explicarlo. Benditos sean por siempre

Gracias por sus oraciones y que Dios le colme de Bendiciones por haberle entregado su vida al Señor, a su servicio, a la misma imagen y semejanza de nuestro Divino Redentor
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Octavio
Mexico


Enviar un Testimonio
* los campos son obligatorios.
Su Nombre:*
Su Email:*
Acerca de Usted:
Ciudad - País:
Su Sitio Web:
Su imagen (avatar):
Las imágenes no deben ser mayores de 500x500 px y 250 kb
Código de Seguridad:
Introduzca el código aquí:*
Envíenos sus comentarios a continuación:*