Your input is important to us. Please provide your valuable feedback. Here are some testimonials from our clients:

Querido Padre Bojorge,
Mi esposa Verónica, nuestro hijo Andrés, y yo humildemente le enviamos muchas bendiciones desde el Vaticano y unas fotos que tomamos alli. También te enviamos un corto video: http://www.youtube.com/watch?v=JLhwIhmaziQ Te agradecemos con todo nuestro corazón todo lo que haces por Nuestro Señor Jesucristo y su Santa Iglesia Católica ! Nos encanta su programa en EWTN llamado "El demonio de la acedia"

Con mi famila en la Plaza de San Pedro, que felicidad más grande ! abajo le enviamos más fotos con mucho cariño.
 
Fecha de Publicación: 06 April 2015
Escrito por: Rodrigo
Hola Padre Horacio Bojorge, S.J.
Me llamo Constanza y estoy casada por la iglesia , voy a Misa todos los dias a veces cuando tengo muchos problemas voy mañana y tarde, tengo 2 yhijos y un esposo catolicos "nominales". Van a misa los domingos aunque no comulgan. Vivo en Colombia; tengo una familia materna o paterna bastante alejada de Dios nos detestamos, la mayoria no se hablan han peleado por todo lo que se puede pelear en una Familia.
Estoy gratamente sorprendida, escuchandole la predica de Marcos 1: verso 23 y demas con respecto al espiritu de acedia y creo que de alguna manera estamos infestados con ese espiritu. Padre estoy haciendo un proceso de sanacion Intergeneracional, consiste en ir a misa y ofrecer las misa cada dia por la liberacion se debe decir algo asi, señor Jesus Lava, limpia, purifica, exorcisa, libera, desata y sana el matrimonio y hogar de mis padres, de todo lo que este destruyendo, desuniendo, separando y todo lo que esta haciendo daño a mi hogar.
Pero la cantidad de problemas de convivencia se han acumulado, no estoy segura de estar haciendo lo correcto. USted en su predica dice que la iglesia tiene el poder de exorcisar pero lo estoy viendo muy dificil creo que yo debo buscar mas ayuda o resistir que debo ?

Reciba un abrazo en Cristo Jesus.
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Constanza
Buenas! Es de mucha alegría poder contactarme con usted, y por este medio decirle cuan bien me esta haciendo este programa, ya que escuchándolo, he podido darme cuenta que lo que me sucede espiritualmente, es la acedia.Me impacto muchísimo, por que al escucharlo, sentí que estaba describiéndome a mi, el sentir tristeza, rechazo a Dios y a las cosas de Dios, cansancio de él, enojo, ganas de llorar, y por sobre todo la pereza, el no desear orar, ni meditar la Palabra, aunque lo que no he dejado de hacer es ir a misa.
Hace unos cuatro años que comencé a sentir esto, y aunque seguí yendo a retiros y realizaba actividades pastorales no pude evitar esta acedia. Padre, lo que me gustaría pedirle es un consejo, ya que he comentado esto a los sacerdotes con los que me he confesado, pero ninguno pudo decirme que esto era acedia, ni que podía hacer concretamente.
Desde ya muchas gracias por atender a mi pedido, y gracias por ser un fiel instrumento de Nuestro Señor Jesús, muchas bendiciones!
Espero confiada en su respuesta
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Carina
Testimonio de Nora sobre Esponsalidad con Cristo

Buen día Padre Horacio!

Desde hace días quería compartir con Usted que ha sido una alegría enorme encontrarme con sus palabras a través de su blog. Pero antes que nada me presento: soy Nora, tengo 30 años y soy soltera. ¿Cómo llegué a éste blog? Pequeñas coincidencias de las que se vale el Señor para hablarnos. Entré como de casualidad al Blog del Buen Amor para encontrarme con el post “Esposa de Cristo” y “Jesucristo te pregunta: ¿quieres ser mi esposa?”

A través de eso el Señor me confirmó de una vez y para siempre su deseo de desposarme. Fue tal la consolación que me dio en el entendimiento que aún no puedo expresar la alegría que tengo en el corazón.

Le platico brevemente: hace casi ya dos años (agosto del 2011) que en un retiro tuve mi encuentro personal con Jesús, y ya desde aquél momento el Señor me hablaba de su amor esponsal. En aquella ocasión me dijo: “Yo te desposaré conmigo para siempre, te desposaré en justicia y en derecho, en amor y compasión.” Oseas 2,21

Claro que en aquel momento no supe comprender eso que el Señor me decía, era todo tan nuevo para mí, y aquellas palabras honestamente eran tan desconcertantes… ¿cómo que Dios me decía que quería desposarse conmigo? Con mucha tristeza debo confesarle que hice de lado esas palabras, aunque muy en el fondo seguían ahí, enterradas en mi corazón esperando a que en fe las hiciera mías…

Pero el Señor que es tan lindo y no se rinde con ninguna alma siguió insistiendo: en mayo del 2012 hice la Convivencia con Pablo (que por cierto, me alegra mucho enterarme de que Usted es asesor servidor de la Convivencia) y en aquella ocasión me habló a través de Isaías 62, 1-5, por supuesto fue una sorpresa para mí encontrarme nuevamente con esas palabras…

Cierto es que me movieron y mucho, desde entonces me venía preguntando qué es lo que el Señor quería de mí, ¿sería que me quería como religiosa o laica consagrada? Y es que yo pensaba que sólo las consagradas eran las esposas de Cristo… pero por otra parte, yo no me veo como religiosa, y a la vez dudo si deseo casarme y formar una familia… ¿o sería acaso que yo me estaba haciendo historias en mi cabeza? Y así como esas, más preguntas me surgían en la mente. Como podrá notar, este asunto me había tenido totalmente confundida, ¡hasta que por fin llegué a leerlo en el blog! Qué hermoso es saber que es verdad que Jesús me quiere por esposa, que no son imaginaciones de mi cabecita loca, como muchas veces llegué a pensar, que es totalmente cierto y que no importa si soy soltera, casada o consagrada.

¡Qué claro nos habla el Señor y qué sordos somos algunos para escucharlo! Lamento mucho haber hecho esperar a mi Jesús casi dos años para darle mi SÍ, cosa que hice hace unos días, el 16 de Julio, fiesta de nuestra Señora del Carmen. Y desde ese día todo está cambiando, veo la vida distinta de como la veía antes, como que todo es nuevo, como que el mundo cambió… El asunto de la vocación( estado de vida) ya no me preocupa, me dispongo a vivir esta relación esponsal con Jesús y ya después Él dirá si me quiere casada, soltera o consagrada, toda mi vida está en sus manos.

Padre, le pido por favor que ore por mí para que no sea nunca más sorda a la voz de mi Jesús ni me resista a su amor. Y aunque veo que me falta mucho camino que recorrer, confío en que el Señor irá completando en mí su obra.

Le agradezco de todo corazón su docilidad a las inspiraciones de la Ruaj Santa, que lo ha hecho ser entre nosotras el amigo del Esposo. ¡Dios lo guarde!
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Nora
2ª respuesta de Nora

Hola Padre Horacio! buen día,

Muchas gracias por enviarme los archivos sobre el camino de la mística esponsal Ya leí algunos y estoy muy emocionada por empezar a escuchar las charlas del P. Villarroel. Le comparto el link de una canción de la Hermana Glenda basada también en el Cantar de los Cantares, probablemente ya la ha escuchado:

http://www.youtube.com/watch?v=oLUbHjt5Iaw

Esta canción ha sido muy especial para mí, ¡qué maravilloso es mi Jesús que ocupa también de la música para atraernos hacia Él!

Sabe, es hermoso ir descubriendo los hermosos detalles que el Señor tiene para conmigo, cada día Él me muestra su amor en pequeñas cosas, lo que me invita a estar más atenta y a vivir con una actitud de la novia que se deja sorprender por el novio.

Leo lo del recogimiento infuso de Edith Stein y me siento identificada, desde febrero pasado, el Señor, por pura gracia suya, me ha regalado esta consolación en algunas ocasiones. Aunque claro, yo no sabría describirlo tan bien como lo hizo Edith.

Gracias por subir mi comentario a su página web, espero sea de mucha bendición para otras almas.

Padre, de nuevo doy gracias a Dios por su vida y por haberlo puesto en mi camino, cuente con mis oraciones.

Dios lo guarde!!
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Nora
Mexico
Apenas se inicia el camino del trato esponsal con Jesucristo se experimentan efectos como los que nos cuenta esta hija en el Señor. Liberación de los pensamientos de miedo, tristeza e ira.
Esos pensamientos de miedo, tristeza y/o ira yo los llamo el tridente de Satanás. Son las tres pasiones del alma referentes al mal, y que distraen de ver el bien. Con esas tres pasiones atormentan los demonios el alma de la mujer de la cual son enemigos jurados.
Pues bien: apenas comenzado el camino esponsal, esta hija ya experimenta la liberación de esos ataques que se produce al dialogar esponsalmente con el Señor sobre esos pensamiento de miedo, tristeza o ira:

Còmo està Padre, cómo llegó del viaje. Quiero darle infinitas gracias por todo lo que me dijo el sábado.
Usted no se imagina la luz de esperanza que tengo ahora tanto en el corazòn como en la cabeza.
Me está resultando màs sencillo descubrir las astucias del maligno, y estoy más atenta a no caer; y si caigo, enseguida trato de reparar poniéndome bajo el amparo de Nuestro Señor, ¡Mi Esposo! ¡Estoy tan contenta!
Hacìa mucho que no me sentìa así. Es como si un mar de dudas y tormentos, pensamientos de miedo, tristeza o de enojo, - como Usted dice, el tridente de Satanás con que atormenta nuestras almas de sus enemigas las mujeres -
hubieran desaparecido de mí. No dejan de venir, pero ahora me doy cuenta y me vuelvo a hablar y a comentarlos con Jesucristo el Esposo de mi alma y huyen y se desvanecen como el humo.
Por supuesto que no dejo de sentir dolor porque mi papà y Alicia ya no están, pero es un dolor tan lleno de esperanza y certeza...., certeza del reencuentro, que casi no duele.
Así Padre, que muchísimas gracias por ser Tan Amigo de Dios y Dar lo que el mismo Dios le brinda! Alabado sea Nuestro Padre Celestial. y Su Hijo Jesucristo y El Espíritu Santo Consolador! y bendito sea usted Padre querido, por haber estado ahí y no haber rechazado mi llamado.
Que Dios lo siga abrazando en Su Infinita Misericordia y bendiciendo junto con Mamà Marìa. Gracias, lo quiero mucho.
No tengo problema de que publique lo que crea conveniente, no me molesta en lo absoluto.

A los pocos días me volvió a escribir lo que sigue


Quiero contarle que estoy tan feliz, inmensamente feliz, no hay un día que no me despierte y le diga que Sí a mi Esposo. Renuevo todos los días mi Si a mi Jesús.


Tengo en el alma una felicidad que no cabe dentro de mí, y por un lado, quisiera gritar las Maravillas del Señor, contarle a todo el mundo lo que El hace y por otro, me guardo esta intimidad como un secreto entre los dos. Algo Tan grande, que no puede ser compartido con cualquiera, ya que no se entiende tanta Gracia.

Meditando en todo lo que ha sucedido, me di cuenta que la amiga que Usted conoce, en su gran amor por mí, al irse [al morir], realmente no me dejó sola, me hizo el mejor de los regalos, ya que cuando su hija me dio el anillo, y otra de nuestras amigas, me confirmaba que la que se fue no me había dejado huérfana como me sentía nuevamente, sino que me estaba dando a Mamá María, me di cuenta qué tan pronto Mamá me llevó a los brazos de Jesús.

Fíjese que el mismo día que celebramos Su nacimiento de la Virgen, el 8 de setiembre, Ella me llevó a Su Hijo; me siento como cuando un padre entrega en la Iglesia a su hija en matrimonio, a mí me entregó Mamá María, Ella fue mi madrina de Bodas con el Señor. ¡No se iguala tanto Amor!

También en mis oraciones y meditaciones, mi Señor (y disculpe que siempre diga "mi", pero más que nunca lo siento "mío", pero un "mío" que se comparte con los hermanos), le pregunté a mi Esposo cómo podía dejarme amar más y más por El.

Y me hizo verme haciendo la plancha en un océano, yo no luchaba por nadar ni por mantenerme en la superficie, sólo hacía la plancha, tan tranquila... las olas, los peces, me tocaban, algunas veces me zarandeaban, otras, aparecían tiburones queriendo devorarme, pero yo seguía haciendo la plancha, confiada, mirando hacia el Cielo, y mi mirada no se apartaba de ese Cielo. El océano iba haciéndose cada vez más y más grande, y yo me iba convirtiendo en alguien muy chiquito hasta llegar a ser tan solo un puntito, rodeada de la inmensidad del océano.

Y sentí que ese océano es Dios, Su Inmensidad y yo un puntito haciendo la plancha, totalmente confiada en El y me vinieron las palabras del salmista: "Quién es el hombre para que te fijes en él". Y la respuesta: es mi creación, la más perfecta creación, más perfecta que los ángeles, porque está hecho a mi imagen y semejanza, creado por Amor, para el Amor y para Amar al Amor.

Y en un instante entendí tantas cosas...! que es demasiado para mi pobre cabeza pero sin embargo siento como que ahora comprendo lo que no comprendía y entiendo lo que no entendía; si yo pudiera expresarle todo lo que siente mi corazón! ¡Todo lo que estoy sabiendo sin poder expresarlo con palabras y que en cambio parece que lo tengo tan claro!

¡Padre, qué dicha tan inmensa! Nuestra amiga me dijo unos días antes de partir, que estaba viviendo un idilio con Dios, ¡y yo me alegré tanto por ella! pero jamás creí y menos pensé que yo pudiera estar viviendo "un idilio Con mi Señor".

Padre querido, El es el más amoroso de los esposos, el más cuidadoso, el más amable y qué más puedo decirle, ¡no hay palabras para expresar lo que siente mi corazón! Él es Todo.

Yo sé que vendrán las pruebas y de hecho, la "loca de la casa" combate mi corazón de una manera tremenda, y pareciera que ahora me ataca más que antes; ayer en la Misa por ejemplo, los pensamientos y las ideas que me venían a la cabeza, "no seas tonta, estás creyéndote cualquier cosa, mira si te va a mirar a vos, qué de importante tenis para que te mire o haga caso, mira toda esta gente, qué ridícula, qué estúpidos, se creen que van a sanar así no más, etc. etc. "

Pero Padre, confirmé que los demonios iban vencidos porque cuanto más me atacaban, más me aferraba a Mi Esposo, y era más dulce la respuesta de El. Creo que al final me dejarán tranquila, porque cuánto más quieren que me aparte, ¡más me pongo a los Pies de Aquel que me levanta y sostiene!

Le hablaría horas de lo que estoy sintiendo, de lo que me pasa, de lo Enamorada que estoy de mi Esposo, pero no el enamoramiento que tienen las parejas, con egoísmo, con celos, con cosas humanas, sino que por el contrario, pienso, si todo el mundo, todos los seres humanos experimentaran este Amor, ¡qué felices serían! quisiera compartirlo Padre, pero el mundo no comprende... y a mí me está pasando que me duele su incomprensión.

Ayer antes de levantarme, Jesús puso Su Mano sobre mi cabeza, la sentí tan real, porque realmente fue así, es real, El me acarició; estuve el resto del día que me salía por los poros la felicidad y cuando llegué al trabajo, fui agredida por una compañera, (después se me aclaró que era una broma..., ¡qué broma fea!) pero Padre, era tan grande la felicidad que tenía, que me reía de todo, fue como si tuviera aceite, todo lo malo me resbaló.

Hoy, antes de levantarme, leí el Cantar de los Cantares, y Padre, qué le puedo decir, "Mi Amado es para mí y yo para Mi Amado", cuando me dice que ya pasó el invierno y que todo florece, todos esos versos..., Sí Padre, aunque vengan las pruebas, aunque haya tribulaciones, siento que para mí, ya pasó el invierno.

Bueno mi querido Padre, mi Amigo, porque el Amigo de mi Esposo es también mi Amigo, no le quito más tiempo con "mis confesiones", porque imagino que tendrá otras cosas para hacer, pero Gracias una vez más, muchísimas Gracias!
Lo quiero con el Amor de Cristo, hermano y amigo.
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Maria
El demonio es violador del alma, especialmente del alma de la mujer de la cual es enemigo desde el principio.

Porque ella era el Amor en forma de creatura antes del pecado.

Y principalmente el Amor a Dios para comunicarlo a toda su descendencia.
Y porque ella vivía en la dependencia amorosa del Verbo eterno,
que le mostraba el Bien divino para amarlo.
La Lengua trífida de la serpiente simboliza
las tres pasiones relativas al mal que inspira su lengua,
es decir sus palabras portadoras de su veneno:
Miedo, Tristeza e Ira

¿Sabes que el demonio es un violador del alma, de toda alma, pero sobre todo del alma de la mujer? Sobre todo del alma de la mujer porque ella, a menudo, sobre todo cuando es buena, es más ingenua y fácil de engañar. Y no te digo nada cuando está en pecado y a merced del malo.

Violador, quiere decir que se apodera de ella al margen o en contra de su voluntad.
La domina y como que la posee mediante la mentira, mostrándole el mal como bien o el bien como mal. Pero sobre todo desesperándola de poder lograr el bien y procurando que salga a comprarlo o a apoderarse del bien por sí misma.
El demonio, dice la Escritura, es enemigo de la mujer y la ataca principalmente con miedos, tristezas, iras. Yo le llamo a esas tres pasiones del alma frente al mal: “el tridente de Satanás”. Obviamente se trata de miedos, tristezas e iras inmotivadas, suscitadas en el alma humana mediante pensamientos engañosos. Miedos de futuro, tristezas sin motivo, iras desproporcionadas, celos sin fundamento real, etc. etc.

El fruto del árbol de la Vida, que era el árbol de la Vida de Dios, era el Árbol de la sabiduría y del amor divino, porque Dios es Sabiduría (El Verbo, Jesucristo, del cual es imagen y ministro principakmente el varón) y Dios es Amor (Es Espíritu Santo del cual es imagen y servidora principalmente la mujer). Por eso estaba prohibido tomar por sí mismo el fruto. Porque la creatura debía respetar la libertad del Dios Creador. Nadie puede apoderarse del Amor si no le es dado. Eso sería violencia, violación de Dios.

Ahora bien, Satanás engaña a la mujer diciéndole la verdad pero sugiriéndole una mentira.




¿Cuál es la verdad? Le dice la verdad cuando le dice que Dios sabe muy bien que cuando coman de ese fruto serán como dioses conocedores del bien y del mal. Eso es verdad. Y eso sucede cuando se nos da la Eucaristía. Allí entramos en comunión con la Sabiduría y el Amor divino. Pero había que esperar a que Dios se ofreciera a sí mismo. “Tomad y comed este es mi cuerpo, esta es la copa de la Alianza nueva y eterna”. Este es el fruto del árbol de la vida, el cuerpo de Cristo en el árbol de la Cruz, sabiduría de Dios. Ese era un fruto del que no les estaba permitido apoderarse para comer por sí mismos, sino que debían aguardar hasta que les fuera dado. De los demás frutos del jardín del Edén podían servirse por sí mismos. El fruto del árbol de la vida les debía ser servido porque de la vida divina nadie se puede apoderar sino que se ha de recibir por gracia, como un don de amor.

¿Cuál es la mentira? La mentira, el engaño, está en que el demonio astuto, a la vez que le dice la verdad al Amor, le sugiere que el fruto nunca les será dado, y que siendo tan bueno a los ojos del amor, nunca lo alcanzará si no se apodera de él por sí mismo.

Por eso la mujer, fácilmente intenta apoderarse del amor por sí misma. Intenta ser dueña de los que ama. Intenta comprar el amor “con todas las riquezas de su casa” (Cantar de los cantares 8, 7) a veces entregándose a sí misma en la esperanza de conseguir ser amada, con lo que sólo consigue el desprecio y el abandono.

Así que el demonio, el falso Logos, engaña al Amor-mujer sustituyéndose al Logos verdadero, autor del mandamiento del cual el varón es portador ministro. Y de esa manera viola al Amor con la mentira y lo corrompe apoderándose del Amor y poniéndolo al servicio de la mentira por la transgresión del mandamiento "no comerás". Es la violación del alma de la mujer por la mentira, semen espiritual que engendra en ella la transgresión.

Pienso, me lo sugiere la meditación del texto, que si el Ángel más astuto se presenta en el relato en forme de serpiente, como un animal fálico, que sugiere la posibilidad de la violación y penetración física de la mujer, es porque esta imagen material expresa una realidad de orden espiritual, expresa la violación del alma de la mujer por la mentira, por el espíritu de una inteligencia mentirosa.

Satanás no habló con el Varón aún inocente y portador de la sabiduría del mandamiento, habló con La Mujer. Porque Adán (antes de pecar) era imagen, portador y ministro del Logos, del Verbo, de la Verdad El varón inocente era como un espejo de la razón divina, reflejo e imagen perfecta del Padre. Y la Mujer (antes de pecar) era como el espejo privilegiado del amor, espejaba al Espíritu Santo que procede del Padre "a través del Hijo". El Logos, la inteligencia que conoce el Bien, es el que le presenta el bien al Amor. Por eso el el Logos le muestra el bien a la Agapé, al Amor, porque el Amor no conoce por sí mismo, sino que sigue al bien que le muestra la inteligencia. El varón le mostraba el bien a la mujer. Era el varón el que la había enseñado a la mujer el mandamiento: "no comerás". Es decir el Logos divino, le había mostrado el bien a la Mujer, por medio del ministerio docente del varón. Cuando la serpiente la interroga ella repite la sabiduría del mandamiento dado al varón y comunicado por el varón a ella

La serpiente que es el Angel de Luz, el falso Logos, se susituye al Logos verdadero, del cual el varón era el portador y el maestro, y le muestra a la mujer lo bueno como malo. Y le promete así al amor, que él mismo dirá lo que es bueno o malo, "serás conocedora del bien y del mal". El amor quedó así a merced de la mentira, sometido a la mentira, dominado y poseído por la mentira, hecho un solo espíritu con el espíritu de la mentira, como por una cópula espiritual. Inseminada por una mentira que engendraría la transgresión y la tentación al esposo para que comiera del fruto, para que también transgrediera, luego de haber abdicado de su condición de ministro del Logos de la verdad.

Y eso que sucedió al origen sigue siendo hoy así.
El falso logos sigue insinuándose y confundiendo al Amor, a la mujer, cuando ella no e conducida por el verdadero Logos. Por eso es tan importante que la mujer se case con el Verbo hecho hombre y sea dirigida interiormente por Jesucristo, sin guiarse por sí misma, comportándose como si sus amores, sus afectos, fueran también fuentes de conocimiento. Y por eso es necesario que el varón, el esposo, como ministro del Logos verdadero para su mujer, esté identificado espiritualmente con Jesucristo, el Verbo, el Hijo, para poder ser ministro del Verbo en mostrar el Bien y ser digno de ser seguido por la mujer. De lo contrario, la mujer queda a merced de las astucias y violencias del falso logos, del espíritu del engaño.

Cuando el Amor no dialoga con el Logos, cuando no sigue al Logos verdadero, queda a merced del logos falso que se apodera del Amor, lo somete, lo viola y engendra del Amor los frutos de la mentira, que son precisamente contrarios al Amor: miedos, tristezas, iras, odios, rencores, envidias, desesperación, exasperación, malignidad, celos, venganzas, dominación, engaños, manipulaciones.

El alma que no vive en relación de diálogo con Jesucristo, el Logos verdadero del Padre, como quien trata de amistad con quien sabe que la ama, cuando queda solitaria, es atropellada y violada espiritualmente por el falso logos, encadenada, privada de su libertad y sometida a esclavitud para poner por obra los fines perversos del enemigo.

Cuando la mujer acepta y alberga en su alma los miedos, tristezas e iras que le inspira su enemigo, aunque no lo advierta, está aceptando ser violada por satanás y fornicando con él al entregarle el alma. De esa fornicación sólo pueden nacer males y más males. Es necesario advertírselo a toda alma, especialmente a toda mujer, y enseñarle a pedir auxilio a su Esposo del alma verdadero: Nuestro Señor Jesucristo, el Cordero esposo de la iglesia y de cada bautizada llamada a ser esposa-iglesia-individual.

Mujer cristiana, bautizada, hija de Dios, no entregues tu alma a miedos, tristezas, iras, celos, desesperanzas, incredulidad, pesimismos, desánimos, rencores… fornicarías con Satanás entregándole tu alma. Si bien es cierto que el miedo, la tristeza y la ira, son pasiones en sí mismas buenas porque están referidas al mal verdadero, cuando por un error de percepción, se experimentan ante un bien, son obra del tentador que, padre de la acedia, muestra el bien como malo y el mal como bueno

El grito de auxilio que en esas circunstancias debes proferir es: Jesús en vos confío, hágase en mí según tu palabra (y no según estos pensamientos de la mentira), ven en mi auxilio…

Así, rechazando al Tentador crecerá en ti la conciencia esponsal y la experiencia de que siempre que pides la ayuda de tu Esposo, eres escuchada y salvada.

En resumen: El demonio es violador del alma. De toda alma, pero especialmente del alma de la mujer de la cual es enemigo desde el principio ("Yo pondré enemistad entre ti y la mujer" Génesis 3,15), porque ella era el Amor en forma de creatura (antes del pecado) y principalmente el Amor a Dios para comunicarlo a toda su descendencia. Y porque ella era reflejaba la procedencia amorosa del Espíritu Santo, que procede del Padre por el Hijo. Procedencia o dependencia amorosa del Verbo, que le mostraba el bien para amarlo. Por eso la transgresión o desobediencia de la mujer fue la inversión del orden divino que la concibió habitable, receptiva, acogedora del Logos divina y de la voluntad del Padre a través del Hijo
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Fabiana
¿CÓMO HACER PARA OLVIDAR UN GRAN AMOR?

UNA CONSULTA DE SONIA Y MIS RESPUESTAS

DESCUBRIÓ EL NOVIAZGO CON JESÚS
Un primer acto en la historia de Sonia quedó registrado en El Blog del Buen Amor en las entradas del 1, 7 y 14 de agosto del 2009 y el 5 de Octubre de ese año. Hoy vuelve a visitarnos y nos deja este testimonio acerca de otro acto, más doloroso pero más glorioso que el primero.

“Ahora entiendo lo que sentía en mi corazón desde Semana Santa” […] “El viernes santo, sumergida en tanto dolor... de pronto se me vino el deseo interior de algo que nunca antes había sentido con tanta claridad, aún cuando no era la primera vez que se me cruzaba la idea... una idea que nunca la había sentido con la seriedad y el ímpetu de ese momento, pensé... ¡Voy a ser la novia de Jesús!... y esa noche se lo dije: !Quiero ser tu novia…!”


2.- Padre Horacio:
!Muchas Gracias por el tiempo y amor que me dedica! sus palabras, cada una de ellas me ha traído la explicación a algo que desde semana santa ya sentía en mi corazón, justamente a raíz de lo que ha sucedido. Y cada una de sus palabras las he sentido referidas a la revelación de una buena noticia. Lo he leído atentamente y luego también leí el Himno del Corpus y lo de la venerable Concepción Cabrera, no la conocía... y por supuesto, luego leeré detenidamente el archivo completo que me envió sobre ella y lo de las bodas del Mesías. ¡Gracias, Padre!

Es curioso lo que me dice usted, que a lo mejor el Espíritu Santo ya me lo venía pidiendo... Toda esta situación del desamor 'reventó' el 03 de abril, en plena Semana Santa, y el viernes santo, sumergida en tanto dolor... de pronto se me vino el deseo interior de algo que nunca antes había sentido con tanta claridad, aún cuando no era la primera vez que se me cruzaba la idea... una idea que nunca la había sentido con la seriedad y el ímpetu de ese momento, pensé... !Voy a ser la novia de Jesús!... y esa noche se lo dije: !Quiero ser tu novia mientras no me mandes uno en la Tierra!, porque de oídas sabía que las mujeres solteras somos novias de Jesús... pero hoy ya usted me lo expone con total claridad y más aún, no sólo novia sino ¡esposa! y aún después de casada...
Sí, padre, dígale a Jesús que quiero ser su esposa con todo mi corazón y espero de Él lo que mejor quiera para mí... a veces tengo miedo a sufrir, pero al final, lo asumo, dígale también que lo quiero mucho y agradezco cada cosa que pone en mi vida por difícil que sea. Padre, voy ahora a leer detenidamente lo que me ha enviado,

¡Muchas gracias!, de veras que he sentido consuelo y una respuesta de Dios... Hay momentos en los que me pongo mejor y otros en los que decaigo, pero siempre avanzando porque cuento mucho con Jesús a mi lado.

También me sorprendió mucho lo de Concepción Cabrera de Armida, sí que era una mujer santa, voy a leerla.

¡Gracias, Padre, que Dios lo bendiga mucho!
Lo quiero mucho, le mando un abrazo,
Sonia.

2.- Mi respuesta
¡Sonia, hija querida!
Vas a disculpar este mail escrito al fin del día y con la cabeza no muy clara, en el que divago y paso de una cosa a otra. Y es como conversación de ebrio que no sabe terminar, pero no de vino sino de contento y de gozo en mi alma.

Veo que el Señor te requería de amores mientras se entregaba por ti este Viernes Santo y te lo daba a entender, y quería acercar tus labios a la copa de su costado para embriagarte con su sangre que es su vida y con su vida que es su amor.

Y veo que advertías en ti ese llamado al amor de esposa y que se te convertía en deseo y petición de lo que Él preparaba para ofrecerte y darte mientras, al mismo tiempo, te preparaba para desearlo, aceptarlo y recibirlo. Pues habiendo aceptado y hecho tuyo el deseo, convertido en petición, te preparaba para entender que lo que deseas es, ni más ni menos, lo que Él te venía insinuando y hoy te está suplicando.

Es la copa del Viernes Santo, la copa del costado abierto, de la que beben los novios para sellar su Alianza. Porque no hay Alianza sin efusión de sangre.

Tú me das recados (mensajes) para trasmitirle a Jesús. Y me haces reír, porque te adelantas a responder ese de Jesús para ti que tenía para darte y te repito, como amigo del Esposo que soy, y enviado por Él con ese encargo: "Sonia, ¿quieres ser mi esposa?".

Los mensajes de los dos enamorados, el tuyo y el de Jesucristo, se cruzan. Ya ves, entonces, que no es necesario que le trasmita el tuyo. Porque es la respuesta a la pregunta que aún no habías recibido pero tu corazón adivinaba por un secreto susurro del Espíritu Santo.

Por favor, no me respondas a mí, porque Él desea que se lo respondas directamente a Él, de Tú a Tú. Como corresponde a novios que van a ser esposos verdaderos. Dios es todo un caballero y solicita el Sí, de la mujer como hizo con María Santísima y lo hace hoy contigo por mi intermedio que soy el amigo del Esposo, encargado de estos mensajes de confianza.

"Sonia, ¿me aceptas por esposo y quieres ser mi esposa? ¿Quieres albergar a mi Iglesia toda en ti?" (¿Qué otra cosa quiere decir Iglesia, sino ekklesía, es decir: "llamada, invitada". Llamada al amor, invitada a la amistad esponsal?)

De Su parte, pues, te trasmito también que hay dos cosas que pide el Mesías-Cordero de la Iglesia su Novia, de la “llamada” a acoger Su amor, y que pide de cada alma en que subsiste la Iglesia entera, como en la tuya: “Primero confianza y segundo docilidad amorosa, es decir obediencia".

Primero: Jesús en ti confío; que es la expresión de la confianza.
Segundo: Hágase en mí según tu palabra; que es la expresión de la sumisión amorosa y servicial al designio divino sobre ti.

Es como si Dios mismo te pidiera permiso: ¿Puedo amarte como esposa, Sonia? ¿Me quieres como esposo? ¿Me permites darte todo el amor que soy y quiero darte? ¿Quieres darme el amor que yo mismo te he hecho capaz de dar, sujetándolo a tu voluntad de darlo? Mucho lo lastimó aquél pueblo de dura cerviz y corazón extraviado "que dudaron de mí AUNQUE HABÍAN VISTO MIS OBRAS".

Él te invita y te llama, pues, al amor que se muestra y despliega en confianza y docilidad plena, total y amorosa. Es como si el Señor suplicara al alma: "Oh fuente mía de la que tengo sed y a la que desde el cielo le hago llegar el agua de mi amor, para que apague mi sed de recibir amor de mis libres creaturas".

Sonia, veo tan a menudo lo que yo llamo "las fuentes sedientas". Así les llamo a tantas mujeres que son con Dios como fuentes avaras de darle amor. Se lamentan de que nadie les dé amor. Y no advierten que el agua que su fuente tiene para dar, la que mana de su roca, viene de la entraña de los montes, a donde ha llegado desde cumbres nevadas y de nieves caídas del Cielo. No hay agua que no venga del cielo, ni amor que no provenga del amor divino, del cual es la más parecida imagen y semejanza de lo que es Dios. Y para fuente del auxilio divino fue creada la mujer.

Dice el relato bíblico en hebreo "de la costilla construyó (banáh, en hebreo) una mujer" ¿Como una casa, como una ciudad? Sí, como todo eso. Y además las palabras hijo e hija (ben, ba(na)t) derivan de banáh. Pero creo que Dios construyó a la mujer principalmente como templo. Lugar donde habitar. Le encanta habitar en la mujer. La pensó para recibir el amor y responder a él albergándolo dentro de sí, en su corazón.

Dice Antonio Machado intuyendo algo parecido a lo que siente el Creador-Verbo-Esposo: "Amé lo que ellas pueden tener de hospitalario". Eso es ni más ni menos que lo que se realiza perfectamente en María: "Su madre guardaba todas estas cosas en su Corazón". Todo lo relativo a su hijo, Jesucristo, Verbo e Hijo de Dios lo hospedaba en su corazón ¿No guardas tú en el tuyo a los que amas?



Y si empiezas a tratar de amores esponsales con el Verbo divino, con el Cordero inmolado por ti y por tu amor, ¿no es porque te ha consagrado como lugar de encuentro, en hogar de Dios y por lo tanto en templo? ¿No es eso lo que le anuncia a la Samaritana? "Ya no quiero ni quiere mi Padre habitar en templo construido por mano de hombre, ni en Jerusalén ni en Samaría. Quiero que me des albergue en tu corazón. Quiero habitar en tu amor como en el lugar donde albergar el mío". Es que la misa es la Cena del Cordero. El Himno de Corpus expresa a su manera estos misterios. La Misa es el banquete de Bodas del Cordero. La misma que se celebrará con la Novia, con la Esposa, con la Comunión de los Santos, con la Humanidad que respondió sí a su declaración de Amor y que lo espera para las bodas finales. La eucaristía actualiza para cada generación histórica y para cada alma y sobre todo cada alma de mujer, durante su vida en el tiempo, aquello que se celebrará al fin de los tiempos y eternamente en la Casa del Padre.

Convierte de antemano la eternidad en biografía, en autobiografía. Eso es la misa, banquete de bodas del Cordero en la que comparte con la Iglesia-novia-esposa, la copa de su sangre-vida-amor.

Te mando la historia de la conversión de Scott Hahn y su libro sobre la Misa a la luz del Apocalipsis y del Apocalipsis a la luz de la Santa Misa. La Cena del Cordero es su Banquete de Bodas.

Pasando a otro tema pero quedándome en ti. Hacía tiempo que no tenía ocasión de asomarme a tu blog. Lo hice y me quedé maravillado con tus recuerdos de la casa y con tu visión sobre la casa paterna. Es cierto, es como la patria íntima. Dios, patria, padres son los objetos de la virtud de la piedad.

Tu Esposo ha adornado tu alma con esa diadema preciosa y digna de reina que es la piedad. "Oh Clementísima, Oh Piadosa" alabamos a nuestra Madre y Reina de misericordia. Tú, hija de María, tienes pues a quién salir piadosa. Es un ornato del alma de la Esposa que sólo puede dar la gracia.

Y termino por invitarte a releer y meditar el Salmo 44-45: "Escucha, Hija, mira, el Rey se enamoró de tu belleza, olvida la casa de tus padres, en lugar de tus padres tendrás hijos..." ¿Hija? Sí, lo eres, de Dios Padre.

Se te invita a oír, es decir: a creer. Porque la fe viene por el oído. Y al Amor de tu esposo se accede creyendo en su Amor.

Luego se te invita a mirar: Porque la fe nos permite ver las cosas invisibles, las que no se ven. Una de las cuales es el Amor. Porque el Amor en sí nunca se ve. Es como el Padre. Inaccesible. Pero vemos las obras del Amor.

El Rey se prendó de tu belleza, porque participas de su imagen y semejanza. De tu piedad interior. "Pasó por estos valles y collados... vestidos los dejó de su hermosura de su belleza".

Y seguiría comentando contigo cómo este Salmo 44-45 se aplica a la Iglesia y por lo tanto a ti, en quien la Iglesia entera y eterna subsiste en forma individual, única e inefable.

No te canses pues de amar al Señor y responderle sí cada día a su declaración diaria de amor y a su pregunta por tu "sí" renovado minuto a minuto de tu historia, de modo que ella no será otra cosa que un bienaventurado, feliz “sí” al Amor de Dios Esposo. Y por eso se cumple en ti lo de las citas de Isaías que te envié "Ya no te llamarás abandonada". ¿No eras eso lo que mi Amigo te mandó preguntarme, tu Novio y Esposo (desde que le des tu sí y te pongas una sortija de compromiso en el dedo del corazón de tu izquierda).

Una Alianza disimulada para que permanezca secreta a los demás y sea sólo un signo entre Ustedes dos. ¡Cómo entiendo a Pablo cuando dice que ha presentado a la Iglesia a Cristo como una novia! Anota la fecha de tu sí plenamente consciente y definitivo.

El Viernes Santo se te declaró el Señor y hoy te aclara su declaración por si no la entendiste claramente. "Sonia, te amo. ¿Quieres aceptar mi amor y ser mi Esposa? Porque tengo sed, "soy" Todo yo, sed de tu amor, de ese amor del que eres fuente, creada por mi".

Que el Señor te dé agua de amor en abundancia, un "sí" a su amor que mane, fluya y corra cantando y refrescando tu alma y la del Verbo hecho hombre, esa alma que en el Huerto estuvo triste hasta la muerte y se sudó en sangre. Que un perenne y repetido "sí" sea el canto de tu fuente a la que el Dios-sed-de -amor venga a beber y encuentre siempre amor. Amén. El amigo del Esposo tp
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Sonia
Buenos dias Padre como está?, Dios lo Bendiga...
Quisiera hacerle una consulta para que me la responda en cuanto tenga algún momento....
Luego de haber concluido mi relación, sobre la cual le he pedido algunos consejos opté por estar mas tranquilo algún tiempo... y ahora la vida me ha puesto una nueva chica en frente..
Quisiera consultarle hasta que punto uno debe tener en cuenta o darle lugar a la pasión en la relación, he meditado esto un poco pero no llego a una conclusión que me aclare, (leí el capítulo de su libro, de esa chica que cuenta que su novio no le atrae tanto porque es muy frio y me indentifica en cierto punto)
En este caso, es algo sumamente distinto a lo que me haya sucedido alguna vez y temo quedarme en una relación intelectual, no se si me explico?. Es decir a lo mejor uno se enamora de la chica del kiosco que es una excelente persona pero no sabe ni quien es Jesús, pero como balancear estas cosas?
Siendo muy frio ella no me vuelve loco, no siento esa explosión cuando la veo y en cierto punto hasta esto mismo me genera duda porque es muy modesta para vestir, no anda como cualquier chica de mundo mostrando todo y a lo mejor sea mi mala inclinación la que no me permite valorar las cosas buenas? (hasta hace no mucho quizás elegía de otro modo a las chicas)
Ella es una chica que pertenece a la Legión de Maria como yo, viene de una familia numerosa, por lo cual a pesar de sus 21 años (yo tengo 28) es sumamente madura, muy bien formada en la fe y en general (bastante mas que yo sinceramente), y muy trabajadora por su familia (casi que es Madre y Hermana). Yo la veía en la Parroquia y me llamaba la atención su forma de ser como trabajaba etc...(admiración?) Luego tuvimos un casamiento en común y terminamos charlando y eso nos dejó en contacto por lo que nos juntamos a charlar solos y hemos compartido lindas charlas, caminatas y algunas salidas, solos y con el grupo también.... esto me da mucha paz y siento que estoy haciendo las cosas bien en orden a Dios, pero me preocupa estar gestando algo porque es una buena chica, o es de la Legión mas que por que realmente me enamore... a lo que voy es a que será de Dios esto? O será que tenemos que dejar la relación en una buena amistad unicamente? Hoy estoy convencido de entre otras cosas el ambiente de Parroquia ayuda a mirar bien a las chicas y apartar la lujuria de la vista del varón.

Es decir, siento que tengo oro en mis manos, pero no estoy seguro de que ese oro sea para mi, sino que realmente era una lección que tenía que aprender para valorar a una mujer que realmente vale la pena.

En base a su experiencia seguro me entenderá de que le escribo cualquier cosa quedo a sus órdenes Padre y desde ya le agradezco mucho su valiosa ayuda.
Espero que Ud. se encuentre muy bien.

Saludos

Fernando
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Fernando
Buen día Hermano

Cuan aclaratorias y edificantes han sido sus charlas acerca de la acedia.
Doy gracias a DIOS y a usted por haberme permitido conocer este tema.

Saludos
 
Fecha de Publicación: 02 April 2015
Escrito por: Fernando


Enviar un Testimonio
* los campos son obligatorios.
Su Nombre:*
Su Email:*
Acerca de Usted:
Ciudad - País:
Su Sitio Web:
Su imagen (avatar):
Las imágenes no deben ser mayores de 500x500 px y 250 kb
Código de Seguridad:
Introduzca el código aquí:*
Envíenos sus comentarios a continuación:*